Momentos especiales en verano - Mamacoach

Momentos especiales en verano

Tiempo de calidad

Me encanta el verano desde que tengo hijos. El verano te permite tener momentos especiales con ellos y disfrutar de otras actividades que durante el curso es más difícil ya sea por la falta de tiempo o porque hace frío. El verano siempre pasa muy deprisa, y es que con el buen tiempo los días son más largos, apetece estar en la calle, y se hacen muchos planes con amigos. Así que la agenda en verano suele estar repleta de eventos y de citas.

Esta semana hará un año que somos cuatro en casa, y la verdad es que ha sido un año muy intenso, cuando nace el segundo hijo, el amor se multiplica pero el tiempo es el mismo, y la mayor parte del día tienes que hacer dos cosas a la vez, dar del pecho al pequeño y ayudar a comer al mayor; cambiar al pequeño y ayudar a  vestir al mayor; jugar con los dos a la vez a juegos distintos…

Desde que soy mamá de dos, me gusta mucho tener momentos especiales a solas con cada uno de mis hijos. Es un tiempo que les dedico solo para ellos, en los que ellos son los protagonistas y tienen toda la atención de mamá.

La época estival permite tener muchos momentos especiales, momentos únicos, porque llegan las vacaciones, y las vacaciones son la mejor época para disfrutar de la familia y para hacer actividades nuevas sin estrés, sin preocupaciones, sin obligaciones, y con unos horarios mucho más relajados.

Para mí es muy importante pasar tiempo con mis hijos, pero no sólo tiempo, tiempo de calidad, tiempo en el que les pueda dar lo mejor de mí, en el que esté de buen humor, en el que no me enfade cuando tienen una rabieta, y en el que les pueda ofrecer una mamá feliz, paciente, calmada, con mucha imaginación y con mucha energía para jugar.

Estas vacaciones quiero disfrutar de los dos, para jugar mucho y para aprovechar el buen tiempo al máximo. Pero una de las cosas que más me apetece, es poder tener momentos especiales con ellos, sacar pequeños ratitos para estar con ellos a solas, aunque sean 15 minutos. Porque esos momentos refuerzan la conexión que sienten con nosotros y su autoestima, se sienten especiales. Así que me he propuesto tener momentos especiales con todos, no sólo con mis hijos, también con mi marido, y por supuesto, conmigo.

En verano el día es muy largo y hay tiempo para tener momentos especiales con todos, pero si hay algo que me ayuda a estar bien con los demás es el autocuidado, es tener un ratito para mí, un momento especial para mí, aunque tan sólo sea tomarme un café tranquila, leer un capítulo sin interrupciones o dar un paseo por la playa. Porque para ser la mamá que quiero ser, necesito momentos especiales conmigo. Porque ser madre es mucho más.

0 Comments

Leave a Comment